Ocurrió en… 1945-1955

Cerrábamos el artículo anterior haciendo referencia a la recuperación que el sector asegurador estaba consiguiendo en nuestro país. Esta situación de optimismo se vería pronto reflejada no sólo en nueva legislación, sino también se plasmaría en aspectos más lúdicos y festivos.

El primero de ellos lo vamos a encontrar en noviembre de 1945, cuando aparece en el Boletín Oficial la orden por la que se restablece en España la Fiesta del Seguro. Desde hace años se buscaba un acontecimiento aglutinador que sirviera de nexo, no profesional, entre los distintos estamentos aseguradores; al estilo de la Fiesta llevada a cabo por los profesionales del sector en 1916. Ya, a mediados de 1935, el gobierno de la República había retomado la idea, preparando un nuevo proyecto por el que se pretendía institucionalizar la Fiesta Anual del Seguro, pero los acontecimientos que se acercaban no permitieron su puesta en marcha. Fue pues en 1945, una vez finalizada la guerra, cuando el nuevo gobierno pondría en marcha la celebración de la Fiesta del Seguro, fijando para ello, la fecha del 14 de Mayo, en recuerdo del día de la publicación de la primera Ley moderna de Seguros de 1908.

La primera celebración, en mayo de 1946, centró sus principales actividades en Madrid, -aunque se desarrollaron actos en todas las capitales españolas- y estuvo promovida por la Dirección General de Seguros y por el Sindicato Nacional del Seguro. Muchos fueron los eventos que se festejaron en este primer Día del Seguro, desde una gran misa en San Francisco el Grande, con asistencia de todas las personalidades del sector, así como almuerzos profesionales, conferencias y entregas de Premios. La celebración había sido un éxito. Al año siguiente tuvo lugar en Barcelona, al siguiente en Bilbao, pero según las crónicas de la época, la gran acogida que tuvieron las primeras pronto decaería para acabar convirtiéndose en una fiesta más.

No pasaría mucho tiempo cuando se implantó un nuevo acto de reconocimiento y protocolo, como fue la creación de la Medalla del Mérito al Seguro. En sus tres categorías -oro, plata y bronce-, venía a reconocer la tarea de aquellas personalidades que más habían hecho por el desarrollo del Seguro en nuestro país. La primera de ellas fue entregada a Francisco Franco; con posterioridad la recibirían diferentes personalidades merecedoras del galardón. Una de las más significativas fue la de 1949, fecha en que la recogió José María de Delás y Miralles, fundador de LA CATALANA y uno de los aseguradores más activos del momento.

La euforia del sector a la que nos estamos refiriendo -recordemos nuestro artículo anterior, donde comentábamos cómo, sólo entre 1942 y 1945, se habían creado en nuestro país 40 nuevas aseguradoras- se mantenía con cierta vehemencia. Así, en los primeros años de este nuevo período siguen creándose nuevas empresas. Surgen así LA UNIÓN IBEROAMERICANA, LEPANTO, EL FÉNIX LATINO, y muchas otras. Crear aseguradoras en nuestro país era muy fácil; los capitales mínimos exigidos para operar en cada grupo de ramos eran muy bajos. Cualquier empresario o grupo empresarial podía crear su propia entidad; eso sí, su tamaño era mínimo y con escasa capacidad para competir. La situación no cambio ni siquiera con la decisión del Estado, en marzo de 1944, de revisar al alza los capitales mínimos exigidos para operar en seguros. Precisamente por ello, el Gobierno toma una medida drástica: en 1949, se suspende la creación e inscripción de nuevas entidades, hasta tanto las existentes no consigan tener mayor tamaño del que tenían en ese momento (16 de julio de 1949), motivo por el cual esta ley fue denominada Ley Candado. La medida permaneció en vigor durante más de tres años, hasta que en diciembre de 1952 la Ley  Reguladora de la Inscripción de Entidades Aseguradoras levantó esta limitación.

En  los primeros meses de 1950, BANCO VITALICIO DE ESPAÑA inaugura su emblemático edificio barcelonés, en la confluencia del Paseo de Gracia con la Avda. de José Antonio Primo de Rivera (actual Gran Vía de las Cortes Catalanas), obra del arquitecto Bonet Garí.

Por el contrario, las compañías de origen alemán, afincadas en suelo español, no pueden ser tan optimistas. Al finalizar la Guerra Mundial los aliados persiguen a todos aquellos elementos (personas, empresas, etc.) que hayan podido sacar fuera del país germano los frutos del saqueo nazi. Y las compañías de seguros de origen alemán fueron analizadas hasta la saciedad, en cualquier parte del mundo en que se encontraran. No tanto por deseo de nuestro propio gobierno, sino más bien por la presión de los países vencedores de la guerra. Algunas, como la COMPAÑÍA EUROPEA DE EQUIPAJES, son expropiadas de prácticamente todos sus bienes, lo que permite su ventajosa adquisición por nuevos propietarios.

Pero el Legislativo mantenía su  actividad “reconstructora” en el sector asegurador de forma frenética. Solo en diciembre de 1954 verán la luz dos leyes de gran calado: la que crea el Consorcio de Compensación de Seguros y la nueva Ley de Ordenación del Seguro. Con la primera, se refundían los antiguos Consorcios que habían ido surgiendo al finalizar la guerra civil para dar solución a los problemas aseguradores generados por ésta, en un único consorcio que englobaba el de Riesgos Catastróficos sobre las Cosas, con el de Accidentes Personales. Además, este nuevo organismo incorporaría los seguros agrícolas, forestales y pecuarios. Surgía así el Consorcio de Compensación de Seguros, al que, paso a paso, se le irán sumando nuevas funciones hasta llegar a ser la prestigiosa figura aseguradora que es hoy en día.

La segunda medida fue tomada también en el mismo mes. La Ley de 1908 sobre Registro e Inspección de Sociedades de Seguro, a la que nos hemos referido en diferentes ocasiones, supuso uno de los mayores pasos legislativos del sector en su época, pero el paso del tiempo la había dejado un tanto obsoleta y requería de una puesta al día de todo su articulado. Se hacía necesaria una nueva norma que regularizara la operativa de las aseguradoras, desde el punto de vista de 1954; casi medio siglo después de su antecesora. El 16 de diciembre de 1954 sale a la luz la nueva Ley de Ordenación del Seguro. Entre las medidas más innovadoras que aportaba podemos citar: la exención fiscal de los capitales destinados al seguro de vida (fomento de la contratación del ramo), posibilitar la inversión de las reservas de las entidades en otros fondos más amplios que los existentes hasta ahora, eliminación de la censura previa de la publicidad aseguradora y el establecimiento de normas de reciprocidad para la instalación de entidades aseguradores extranjeras. No todas ellas pudieron ser puestas en práctica, ya que el tiempo pasa muy deprisa y algunos de sus artículos se quedaban desfasados antes de ser reglamentados; no obstante, la ley supuso el aldabonazo que avisaba de que era necesario modernizar nuestro estilo de trabajo, así como la legislación que lo regulaba.

Como hemos podido comprobar, los años de la recuperación fueron de gran actividad para nuestro sector, tanto desde el punto de vista lúdico, como desde el de la creación de empresas y del legislativo. España empezaba a “normalizar” poco a poco el desastre sufrido hacía solo dos décadas. Nos encaminábamos hacia la etapa del Desarrollo.

Nuevos productos aseguradores

1947 Seguro Popular del Ciclista

1950 Seguro de Aparatos de Radio

HECHOS MÁS RELEVANTES

06/02/1947 El avión “Ruta de Colón” se estrella en la Sierra de Gredos (Avila), en el Risco del Fraile, con un saldo de 11 víctimas mortales. El reportero Antonio Mayoral recogió las imágenes del siniestro; las realizó con 22 grados bajo cero y por ellas recibió un premio especial de la agencia Efe.

14/07/1947 Se pone en marcha el Plan Marshall

18/08/1947 Una explosión en los astilleros de Cádiz se salda con un balance de 152 muertos, entre ellos 25 operarios de astilleros, 5.000 heridos y más de 2.000 edificios dañados.

31/12/1947 El Banco Popular de los Previsores del Porvenir cambia de denominacion por la de Banco Popular Español.

14/05/1948 Se declara el Estado Independiente Israelí.

12/02/1949 Un grupo de maquis provoca el descarrilamiento del tren expreso Barcelona-Madrid. En el mismo mueren 29 personas, resultando heridas otras 80.

23/01/1951 Mueren 18 personas al descarrilar el tren correo de Valencia en el paso a nivel de Vinalop, cerca de Tortosa.

28/05/1952 El miércoles 28 de Mayo de 1952, a las 20,45 h., en la línea de del tranvía de Carabanchel ocurrió un grave accidente, al bajar sin frenos por la calle de Toledo el coche 135, que hacía el recorrido Plaza Mayor- Carabanchel Bajo. El balance fue de 15 muertos y 112 heridos, siendo la capacidad “teórica” del vehículo siniestrado de 47 plazas.

02/06/1953 Isabel II sube al trono de Inglaterra

1891-1907 –  1908-1919 –  1920-19351936-19451945-1955