Ocurrió en… 1936-1945

16 de febrero de 1936, domingo. En España se llevan a cabo las terceras elecciones legislativas de la época republicana. Los resultados de las urnas dan como vencedor al Frente Popular (izquierdas), con un 48% de los votos, con una escasa diferencia sobre los partidos representantes de la derecha, que obtienen el 46%. El enrarecido ambiente en el que vive el país durante los últimos meses se enturbia aún más con estos resultados. Para terminar de exacerbar los nervios, el 12 de julio un grupo de falangistas asesinan al guardia de asalto José Castillo, lo que hará que, al día siguiente, un grupo de guardias de asalto asesinen al diputado de derechas José Calvo Sotelo.

La situación está preparada para que el golpe de estado que, desde hace meses, vienen preparando un grupo de militares contra el ejército de la República estalle. Entre el 17 y el 18 de julio de 1936 se produce la sublevación. Acaba de comenzar la Guerra Civil española y de abrirse una de las páginas más oscuras de la historia reciente de nuestro país.

La prensa técnica aseguradora opta por mantener discreción al respecto, optando bien por dejar de publicar, bien por no comentar nada sobre la situación. Únicamente la ‘Revista Ilustrada de Banca, Ferrocarriles, Industria y Seguros’ comenta el hecho en su editorial, con los siguientes términos: Sale a la luz del día el presente número de la revista, cuando la vida de la nación se desenvuelve en circunstancias inesperadas. Sucesos que la Historia juzgará en su día han desatado en la Patria conmociones de trascendencia indudable. No es momento de penetrar en lo insondable del porvenir, sí lo es de lanzar a los cuatro vientos nuestro deseo ferviente de un triunfo rotundo del gobierno legítimo ante el movimiento criminal de los enemigos del régimen que el pueblo se dio…

Los resultados de estas “circunstancias insospechadas” a que hace referencia el artículo son claros y contundentes: tras tres años de lucha y destrucción quedan 297.000 muertos por causa directa de la guerra y un país desolado, con sus infraestructuras gravemente dañadas y miles de hogares destruidos. Analizaremos en este artículo las consecuencias que la guerra va a tener en el sector asegurador, dejando cualquier otro tipo de análisis de la misma, por no ser objeto de nuestro interés en este momento.

Centraremos las principales consecuencias en las 5 siguientes:

  • Altísima pérdida de capital humano: casi trescientas mil personas han fallecido a causa de la guerra, mayoritariamente gente joven; entre ellas se contaron por miles a empleados de compañías, agentes de seguros, peritos y otros muchos empleados del sector.
  • División de las entidades aseguradoras en dos bandos distintos y consecuentemente en dos zonas geográficas distintas, con lo que ello implica para el funcionamiento de las mismas. Solo a título de ejemplo: GES, que operaba en Madrid, ha de abrir una nueva Dirección General en Sevilla; LA ESTRELLA ha de establecer una nueva sede en Ávila, complementaria de la de Madrid; LA CATALANA instala una nueva dirección en Sevilla; lo mismo sucede con LA UNIÓN Y EL FÉNIX y con prácticamente todas las compañías importantes.
  • Aparición de normativa y legislación diferenciada en cada zona en conflicto, lo que hará que en cada una las compañías tengan que operar de forma diferente. Baste como ejemplo el hecho de que durante la guerra llegaran a funcionar tres sedes del “Instituto Nacional de Previsión”, dispersas por todo el mapa.
  • Destrucción de una buena parte del capital inmobiliario de las aseguradoras, sobre el que se soportaban una buena parte de las reservas técnicas para el mantenimiento de sus resultados; así como una buena parte de los archivos en los que se conservaban las pólizas y otros documentos para la gestión aseguradora.
  • … y, la más importante de todas, el incremento inesperado de la siniestralidad, para el que no se habían establecido previsiones, tanto en los seguros personales como en los de daños materiales. A esta circunstancia se la pasó a denominar “supersiniestralidad” a causa de la guerra. Esta supersiniestralidad supuso un desorden técnico absoluto, ya que en tanto que la siniestralidad “normal” esperada para el período 1936–1938 era de 8 millones de pesetas para el ramo de Accidentes, la real alcanzó los 65 millones (un 800% superior). Otro tanto ocurrió en los daños materiales –seguros de motín-, donde la siniestralidad esperada era de 5 millones de pesetas y la real alcanzó los 600 millones. Esta situación generará un importante shock sobre las aseguradoras de la época, las cuales no pueden asumir los resultados especiales que el hecho de la guerra ha generado en sus cuentas. Era técnicamente imposible.

Pero el gobierno que ha salido vencedor toma la decisión de que los beneficiarios de las pólizas que estaban contratadas, se quedasen sin cobrar sus seguros. Para ello acude a una decisión salomónica, original y equitativa. Se parte de la idea de que, en el caso de que los asegurados hubieran conocido el agravamiento de las circunstancias que se iba a producir como consecuencia de la guerra, no les hubiera importado pagar un poco más por su seguro. De este modo, se establece una sobreprima para todos los seguros que estuvieron vigentes durante el periodo bélico, a la vez que se permite regularizar las primas a todos aquellos que pudieron justificar que no pudieron abonarlas en su momento. Esta fue la primera de las medidas.

A continuación se consideró que, dado el momento que vivía el país. no era posible abonar los siniestros en su totalidad y se aminoraron las indemnizaciones, en función del ramo y del momento en que ocurrió el siniestro. Esta minoración estuvo en torno al 50% de los capitales asegurados. De esta manera, todo el mundo cobraba, aunque fuera menos de lo que originalmente les correspondía.

Por último, hacía falta un organismo que se encargara de poner en marcha y ejecutar las dos medidas anteriores: el cobro de las primas que faltaban y el abono de los siniestros. Para ello, el 17 de mayo de 1940 se crea el Consorcio de Compensación para siniestros de vida entre Compañías que sería quien lo llevaría a cabo. Vistos los buenos resultados que esta medida ofreció para resolver los problemas en el ramo de Vida, se aplica rápidamente al resto de los ramos afectados. De hecho, se copió tal cual aplicada a los ramos de Daños por Motín y a de Accidentes Individuales, creándose dos nuevo Consorcios para cada uno de ellos (junio de 1941 para Motín y octubre de 1941 para Accidentes). Esta idea de crear los consorcios supone la puesta en marcha de lo que en su futuro no muy lejano llegaría a ser el actual Consorcio de Compensación de Seguros.

La Segunda Guerra Mundial

Coincidiendo con el final de nuestro período bélico, 1939, el mundo entero se mete de lleno en un nuevo conflicto que afectará a todos los continentes, generando la mayor destrucción producida por el hombre, conocida hasta entonces. Sesenta millones de muertos y muchos más de heridos, así como la destrucción de gran parte de los países participantes, son el fruto de los seis años que durará la guerra.

Pero, por suerte para España, la grave situación en que ha quedado sumida tras su propio conflicto, va a hacer que en esta ocasión permanezcamos neutrales, quedando al margen de los hechos bélicos. Esto, desde el punto de vista asegurador, nos va a favorecer en distintos aspectos, pero principalmente en la potenciación que en nuestro país va a conseguir el ramo de Transportes.

La tarea de reconstrucción interna que nuestro país ha iniciado, unida a que los grandes países aseguradores europeos se encuentran en guerra (lo que representa una grave dificultad para que sus aseguradoras garanticen sus barcos y sus mercancías), va a hacer que, en los países que permanecen neutrales, el negocio asegurador crezca, sobre todo en el ramo más necesitado en este momento, el del seguro de Transportes. En este sentido, son varias las compañías alemanas que trasladan sus entidades a España, como es el caso de VESTA, pero son más las españolas que nacen a su albur, así como las que incorporan este ramo a su cartera. En el número de noviembre de 1943, ‘El Eco del Seguro’ ofrece los datos del sector en el año anterior, haciendo hincapié en el hecho de que Transportes es el ramo que más ha crecido, tanto en valores absolutos como relativos, y siempre como fruto del “hecho de guerra”. Resalta además “el hecho de que, frente a las 44 compañías que operaban en este ramo en 1936, en 1942 lo han hecho 57.

Del mismo modo, y para mutualizar y minimizar el riesgo que este incremento de los seguros de transportes pudieran producir en las compañías españolas, se crea el Consorcio Español de Seguros Marítimos, encargado de distribuir en régimen de coaseguro entre todas las entidades adheridas al mismo, el conjunto de riesgos de transporte relacionados con el seguros.

Nace el Seguro Obligatorio de Enfermedad

La neutralidad y el proceso de recuperación que vive el país, va a tener consecuencias positivas para seguir potenciando aspectos del seguro social que ya se habían iniciado con anterioridad, pero que en este momento se verán mejor consolidados. Surgen así el subsidio de vejez, el seguro de maternidad, la ampliación del número de trabajadores afectados por el subsidio familiar, etc. Pero el más importante de todos ellos verá la luz el 14 de diciembre de 1942, con la publicación de la ley que crea el Seguro Obligatorio de Enfermedad. La nueva ley viene a crear un seguro de enfermedad obligatorio para los productores económicamente débiles.

Aunque en un primer momento el legislador pretendía que el seguro fuera asumido en su totalidad por el Instituto Nacional de Previsión, la falta de estructura del mismo, así como la importancia del proyecto, hace que su puesta en marcha se tenga que apoyar en entidades colaboradoras –Mutuas e Igualatorios Médicos-. Esta nueva medida, aparte de representar un enorme beneficio social para los trabajadores más desfavorecidos, va a suponer una gran oportunidad de negocio que fue aprovechado por bastantes mutuas. Es de reseñar el importante papel que jugó la MUTUA GENERAL DE SEGUROS.

Recuperación general del sector

Pero la recuperación no va a afectar exclusivamente al Seguro Social. Todo el sector asegurador va a aprovechar el tirón que el desarrollo industrial va a producir durante todo este período y los siguientes. Así nos encontramos con que durante los años que van de 1942 a 1945 se crean en España más de 40 nuevas entidades aseguradoras, entre las que podemos citar: MERIDIONAL, MARE NOSTRUM, CASER, METRÓPOLIS, EL HÉRCULES HISPANO, FINISTERRE, LA PREVENTIVA y LA SUD AMÉRICA (FUNDACIÓN LARRAGAOITI). Se trata de un período de gran expansión para nuestro sector.

Y, en este momento de euforia y de exaltación de todo lo nacional, el Gobierno decide volver la vista en el sector asegurador a la parte lúdica y a recuperar tradiciones. En este sentido se plantea la reimplantación de la Fiesta Nacional del Seguro, que será recuperada en noviembre de 1945. Dado que forma parte de un conjunto de medidas que se toman a lo largo del período que estudiaremos en el siguiente capítulo, posponemos al mismo su análisis.

HECHOS MÁS RELEVANTES

18/07/1936         Sublevación militar contra el gobierno de la República.                 Comienza la Guerra Civil Española.

07/03/1939         Naufragio del “Castillo de Olite”; 1.476 víctimas.

01/04/1939         Final de la Guerra.

14/05/1939         Se implanta el racionamiento a través de cartillas

01/09/1939         Las tropas alemanas invaden Polonia. Comienza la Segunda Guerra Mundial.

01/01/1940         Ramón Areces funda El Corte Inglés.

23/11/1940         Se promulga la Ley de Bases de la Organización Sindical, que crea 28 sindicatos verticales por sectores.

15/02/1941         Pavosoro incendio en Santander. Destruyó el casco antiguo, con más de 400 edificios.

24/02/1941         Se crea RENFE, que unifica las empresas ferroviarias.

28/02/1941         Muere Alfonso XIII en Roma, a la edad de 54 años.

30/09/1941         Ley por la que se crea el Instituto Nacional de Industria.

07/12/1941         Japón ataca Pearl Harbour.

16/12/1941         Aparece un decreto reconociendo el Sindicato Nacional del Seguro como Corporación de Derecho Público.

01/01/1942         Se organiza el Comisariado Español Marítimo.

29/09/1943         Telefónica suscribe con METRÓPOLIS una póliza de vida grupo para sus empleados. El número de asegurados sobrepasa los 5.000.

03/01/1944         Choque frontal de trenes en Torre del Bierzo (León). Aunque la cifra de víctimas nunca se conoció, se cree que fueron más de 500.

13/01/1944         Embargo de petróleo de EE.UU. sobre España; nuevo racionamiento de gasolina y energía.

02/02/1944         Se crea el Documento Nacional de Identidad.

01/03/1944         Se introduce en España el uso de la penicilina.

06/06/1944         Se inicia el Desembarco de Normandía.

08/05/1945         Alemania firma su rendición incondicional.

26/06/1945         Se crea la ONU en San Francisco; la inician 51 países.

31/07/1945         Se crea el Comité Oficial de Reaseguros.

09/08/1945         Bombas atómicas sobre Hiroshima (día 6) y Nagasaki.

1891-1907 –  1908-1919 –  1920-19351936-19451945-1955